72 views

Mas lecturas aleatorias para practicar en voz alta

Estaba tan borracho que derramé la cerveza en mi regazo.

Pudo evitar pagar los impuestos ocultando los pagos que recibía.

Cuando ya había terminado la auditoría, se le notificó de cuántos bienes poseía.

Era mejor ser considerado un tímido crónico que tener a las dueñas de las pensiones merodeando en camisón y con los duplicados de la llave en la mano.

Debemos arreglar y corregir las respuestas incorrectas.

La Vía Láctea nocturna se nos aparecía como un albo polvillo luminoso de una nebulosa celeste conductora de infinitos mundos en gestación.

Esta oración era algo que retomaba sus pensamientos como un inmisericorde martillo.

Sus recuerdos eran familiares, pero entrecortados como una película vieja con trozos de celuloide borrados y banda sonora defectuosa.

Con sagacidad, mucho empeño y, en ocasiones con falta de integridad, creció como político y empresario.

¿Por qué habría de asustar un perro callejero? (en este contexto 'habría de' significa 'debería')

a fin de que

Alista la lista para que la chica lista este lista.

Es un libro que se titula "El surgimiento de la novela" y como su nombre lo indica, aborda de la origen de la novela moderna en la inglaterra del siglo dieciocho.

Antes de rematar su discurso, el político deslizó que la identidad republicana ya es mayoritaria en España.

Si me hubiera dado cuenta que querías bailar le habría dicho al DJ que subiera el volumen de la música.

si tuviéramos tiempo, iríamos de compras. si tenemos tiempo iremos de compras.

¿Nos puedes proporcionar tú dirección de correo electrónico?

«Sobre todo» es una locución adverbial que significa ‘especialmente‘: «Me gusta, sobre todo, bailar tango». «Sobretodo» es un nombre que significa ‘prenda que se coloca sobre otras’: «Se puso un sobretodo».

Temprano una mañana a finales de febrero, Gerarda me forzó la mano. Un viento fuerte le acompañó a través de la puerta del lobby del gimnasio cuando el reloj encima del mostrador de la entrada dio las 7 de la mañana. Con la cabeza gacha y concentrada para estar en su carril preferido exactamente a las 7 y cuarto, ella se apresuró por el pasillo de cristal a lo largo de la piscina. El olor de químicos escapaba por las ventanas ancianas, con los chillidos amortiguados de los niños y el silbato del salvavidas.

Admin