El Diario de Ana Frank

Capítulo 13

Sábado 11 de julio de 1942

Querida Kitty:

Ni papá ni mamá ni Margot han podido habituarse aún al carillón del Westerturm, que suena cada cuarto de hora. A mí me pareció maravilloso, desde el primer momento, sobre todo de noche, cuando un sonido familiar da aliento. ¿Te interesa quizá saber si me gusta mi escondite? Debo decirte que yo misma no lo sé aún. Creo firmemente que nunca podré considerarme en mi hogar en esta casa, lo que no significa que ella sea lúgubre. Tengo más bien la impresión de que estoy en una pensión muy curiosa. Tal opinión a propósito de un escondite puede parecerte extraña, pero yo no lo veo de otra manera. Nuestro anexo es ideal como refugio. Aunque se inclina para un lado y es húmedo, no se encontraría un escondite tan cómodo en el resto de Amsterdam y quizá en toda Holanda.

Nuestro dormitorio, con sus paredes lisas, parecía desnudo; gracias a papá, que con antelación trajo mis fotos de artistas de cine y mis postales, pude poner manos a la obra con cola y pinceles, y he ilustrado profusamente mi cuarto. Queda mucho más alegre, y cuando lleguen los Van Daan, veremos lo que se puede hacer con la madera del desván; acaso sea posible sacar de ella algunos armaritos y estantes.
Mamá y Margot se han repuesto un poco. Ayer, por primera vez, mamá se sintió lo suficientemente bien como para hacer una sopa de arvejas, pero, charla que te charla, se olvidó de ella, a tal punto que fue imposible arrancar de la cacerola las arvejas carbonizadas.

El señor Koophuis me ha traído un libro, Boek voor de Juegd. Anoche, los cuatro fuimos a la oficina privada para oír la radio de Londres. Yo estaba tan preocupada pensando que alguien pudiera oírla, que literalmente supliqué a papá que volviéramos arriba, al anexo. Comprendiendo mi angustia, mamá subió conmigo. También en otros casos tenemos mucho miedo de ser oídos o vistos por los vecinos. Confeccionamos cortinas el primer día de nuestra llegada. No son cortinas propiamente dichas, compuestas como están de retazos de tela diferentes en cuanto a la forma, el color, la clase y el diseño. Papá y yo cosimos estos retazos con la torpeza de los profanos en el oficio. Estos ornamentos abigarrados han sido sujetos con chinches a las ventanas, y ahí quedarán hasta que salgamos de aquí.

El edificio de la derecha está ocupado por una gran casa mayorista, el de la izquierda por un fabricante de muebles. ¿Podrán oírnos? Nadie se queda en esos inmuebles después de las horas de trabajo, pero no hay que fiarse. Hemos prohibido a Margot que tosa de noche, pues ha pescado un fuerte resfriado, y la atiborramos de codeína.

Pienso con alegría en la llegada de los Van Daan, a quienes esperamos el martes; será más divertido y habrá menos silencio. Es sobre todo el silencio lo que me asusta por la tarde y por la noche. Daría cualquier cosa para que uno de nuestros protectores viniera a dormir aquí.
No te imaginas cuán opresivo resulta el hecho de no poder salir nunca, y tengo muchísimo miedo de que seamos descubiertos y fusilados.
Durante el día, debemos caminar silenciosamente y hablar en voz baja, para que no nos oigan en el depósito.
Me llaman.