El Diario de Ana Frank

Capítulo 20

Lunes 28 de septiembre de 1942

Querida Kitty:

Ayer no alcancé a relatarte otra pelea más, a la que también quería referirme. Pero, antes otra cosa:

Me parece extraño que las personas mayores regañen tan fácilmente por cualquier minucia; hasta ahora he creído que eso de pelearse era cosa de niños, y que con el tiempo se dejaba de hacer. Puede producirse una verdadera «disputa», por una razón seria, pero las palabras ofensivas proferidas constantemente aquí no tienen ninguna razón de ser y están ahora a la orden del día; a la larga tendría que habituarme a ello. Ahora bien, no creo que eso ocurra, y no me acostumbraré nunca mientras esas «discusiones» (utilizan esta palabra en lugar de pelea) se produzcan por mi causa. No me reconocen ninguna cualidad, yo no tengo nada de bueno, estrictamente nada: mi apariencia, mi carácter, mis maneras son condenadas una detrás de otra, y minuciosamente criticadas, a juzgar por sus discusiones interminables. Pero hay algo a lo que nunca estuve acostumbrada: son esos gritos y esas palabras duras que estoy obligada a absorber poniendo buena cara. Es superior a mis fuerzas. Eso no puede durar. Me niego a soportar todas esas humillaciones. Les demostraré que Ana Frank no nació ayer; y cuando les diga, de una vez por todas, que comiencen por cuidar su propia educación antes de ocuparse de la mía, no podrán reaccionar y terminarán por callarse. ¡Qué maneras! ¡Son unos bárbaros! Cada vez que eso ocurre, quedo desconcertada ante semejante desenfado, y, sobre todo... ante semejante estupidez (la de la señora Van Daan); pero tan pronto como me recobre — y no ha de tardar—, les contestaré de la misma manera y sin vueltas. ¡Así cambiarán de tono!

¿Soy en realidad tan mal educada, pretenciosa, terca, insolente, tonta, perezosa, etc., etc., como ellos pretenden? ¡Oh!, ya sé que tengo muchos defectos, pero ciertamente exageran. ¡Si supieras, Kitty, cómo me hacen hervir la sangre esas injurias e insultos! Pero no será por mucho tiempo más. ¡Mi rabia no va a tardar en estallar!

Basta ya. Te he fastidiado bastante con mis disputas. Sin embargo, hubo una conversación muy interesante en la mesa, y tengo ganas de contártela. Hablábamos de la modestia extrema de Pim (éste es el apodo de papá). Las personas menos perspicaces suelen advertir tal hecho. De pronto, la señora Van Daan exclama:

— Yo también soy modesta, y mucho más que mi marido.

¡Qué descaro! ¡Sólo con decirlo demuestra su falta de modestia! El señor Van Daan, que juzgó necesario aclarar la referencia a su persona, contestó, muy tranquilo:

— Yo no me empeño en ser modesto. Sé por experiencia que las personas modestas no van muy lejos en la vida.

Y, volviéndose hacia mí:

— Nunca seas modesta, Ana. ¡Así no llegarás lejos en la vida!

Mamá aprobó este punto de vista. Pero la señora Van Daan tenía, naturalmente, que decir su palabra sobre un tema tan interesante como la educación. Esta vez, se dirigió, no directamente a mí, sino a mis padres:

— Ustedes tienen un concepto singular de la vida, al decirle a Ana una cosa semejante. En mi juventud... Pero, ¡ah, qué diferencia! Y estoy segura de que, en nuestros días, esa diferencia existe todavía, salvo en las familias modernas como la de ustedes.

Este fue un ataque abierto a la forma en que mamá cría a sus hijas. La señora Van Daan se había puesto roja de emoción; mamá, en cambio, permanecía impasible. La persona que enrojece es arrastrada progresivamente por sus emociones y corre el riesgo de perder más pronto la partida. Mamá, con las mejillas pálidas, quiso zanjar esta cuestión lo más rápidamente posible, y apenas si reflexionó antes de responder:

— Señora Van Daan, yo opino, efectivamente, que es preferible ser un poco menos modesto en la vida. Mi marido, Margot y Peter, los tres son demasiado modestos. Su marido, Ana, usted y yo no somos lo que se puede decir modestos, pero no nos dejamos atropellar.

Entonces exclamó la señora Van Daan:

— Querida señora, no la comprendo. Yo soy verdaderamente la modestia personificada. ¿Qué es lo que hace a usted dudarlo?

— Nada en especial — respondió mamá, ¡pero nadie diría que usted brilla por su modestia!

A lo que replicó la señora Van Daan:

— ¡Me gustaría saber en qué carezco yo de modestia! Si no me ocupase de mi misma, nadie aquí lo haría, y se me dejaría morir de hambre.

Esta absurda observación hizo reír a mamá, lo que irritó más aún a la señora Van Daan que continuó su perorata sazonada de palabras interminables, en un magnífico alemán— holandés y holandés— alemán, hasta que perdida en sus propias palabras, resolvió abandonar la habitación. Al levantarse, se volvió para dejar caer su mirada sobre mí. ¡Era como para verlo! En ese momento yo tuve la desgracia de menear la cabeza, casi inconscientemente, con una expresión de lástima mezclada sin duda de ironía, a tal punto me sentía fascinada por su oleada de palabras. La señora se crispó, se puso a lanzar injurias en alemán, sirviéndose de una jerga sumamente vulgar. ¡Era un lindo espectáculo! Si hubiera sabido dibujar, la habría pintado en esa actitud; a tal punto resultaba cómica, demasiado cómica, la pobre y estúpida mujer.

Después de esta escena, de cualquier modo, estoy segura de una cosa: peleándose abiertamente una buena vez es como se aprende a conocerse a fondo. ¡Es entonces cuando en realidad puede juzgarse un carácter!