la GUERRA del ARTE

LA RESISTENCIA NUNCA DUERME

Henry Fonda seguía vomitando antes de cada presentación en el escenario, aún a sus setenta y cinco años. En otras palabras, el miedo nunca desaparece. El guerrero y el artista viven bajo el mismo código de necesidad, que dice que la batalla debe ser peleada día con día.