la GUERRA del ARTE

POR EL AMOR AL ARTE

Para aclarar un punto acerca del profesionalismo: El profesional, aunque acepta dinero, hace su trabajo por amor. Tiene que amarlo. De otra manera no dedicaría su vida a él.

El profesional ha aprendido, sin embargo, que mucho amor puede ser malo. Demasiado amor puede asfixiarlo. El desprendimiento aparente del profesional, su comportamiento de sangre fría, es un modo de evitar que ame tanto el juego que se paralice en acción. Jugar por dinero, o adoptar una actitud de alguien que juega por dinero, disminuye la calentura.

Recuerda lo que dijimos acerca del miedo, el amor y la Resistencia. Mientras más ames tu arte/llamado/proyecto, más importante será su cumplimiento para la evolución de tu alma, mayor será el miedo que tendrás y mayor será la Resistencia que sentirás al enfrentarlo. La recompensa por jugar el juego por dinero no es el dinero (que quizá nunca llegues a ver, aunque seas un profesional). La recompensa es que jugar el juego por dinero produce la correcta actitud de un profesional. Te inculca esa mentalidad de “trabajas o no comes”, ese estado mental de cabeza dura, mentalidad dura que hace que te presentes a trabajar llueva, truene o relampagueé, día con día.

El escritor es un soldado de infantería. Él sabe que el progreso está medido en centímetros de tierra extraídos del enemigo día, hora, minuto a minuto y que pagas con sangre. El artista usa botas de combate. Se ve en el espejo y ve a un GI Joe. Recuerda, la Musa favorece a los trabajadores obstinados. Odia a las divas. Para los dioses el pecado supremo no es la violación o el asesinato, sino el orgullo. Verte a ti mismo como el mercenario, el asesino a sueldo, te implanta esa mentalidad. Purga el orgullo y la vanidad.

La Resistencia ama el orgullo y la vanidad. La Resistencia dice, “Muéstrame a un escritor que es demasiado bueno para tomar el trabajo X o la tarea Z y yo te enseñaré a alguien a quien puedo quebrar como una nuez.”

Técnicamente, el profesional recibe dinero. Técnicamente, el profesional juega por un sueldo. Pero en el fondo, lo hace por amor.

Ahora consideremos: ¿Cuáles son los aspectos de un profesional?